7 mins

Alejandro Morera Soto fue el mejor jugador de Costa Rica del Siglo 20

The Futbol Times

The Futbol Times

Este delantero hizo gran parte de su carrera en el Alajuelense, sin embargo llegó a brillar con el Barcelona en España.

Para muchos jóvenes este nombre solo lo conocen por el que lleva el estadio del Alajuelense en Costa Rica, sin embargo Alejandro Morera Soto debutó con 16 años de edad en 1925, una época en donde hacerlo tan joven no era común, sin embargo llegó a ser nombrado en 1998 como el mejor futbolista costarricense del siglo XX, según la Federación de Historia y Estadística en el Fútbol.

Un delantero como pocos, de ahí su apodo, “El mago del balón”, que se lo pusieron cuando jugó en Barcelona al nacido en Alajuela un 14 de julio de 1909 y que comenzó su carrera por allá en 1925 debutando con la Liga Alajuelense enfrentando a Sociedad Gimnastica Española.

Muy pronto se volvería el capitán del equipo a pesar de su juventud, 17 años, algo sorprendente en esa época y a decir la verdad hasta en nuestra actualidad. En la liga estuvo solamente dos temporadas, las que le sirvieron para marcar 39 goles en 47 presentaciones, muy cerca de gol por partido, un promedio bastante alto.

En 1927 llegó al fútbol de Cuba, al Centro Gallego, un equipo muy fuerte en ese entonces, pero en un fútbol que estaba comenzando y él fue su máxima figura de la época. En este equipo jugó solo una temporada acumulando 19 apariciones, con 21 goles, más de un gol por juego, una estadística muy buena de nuevo.

Para el año de 1928 regresó al Alajuelense donde volvería a brillar y ser determinante con su fútbol, y goles, para que el equipo profesional de Alajuela consiguiera el doblete; campeón de Liga y de Copa en Costa Rica. Ese fue el mejor año para Soto, en cuanto a títulos, ya que en el poco tiempo que estuvo en Cuba, allá también salió campeón.

Para la obtención de ese primer campeonato del Alajuelense, Morena Soto fue determinante ya que marcó cuatro goles en el último partido contra Herediano, también fue el máximo artillero del campeonato con 26 goles.

Con el equipo costarricense estuvo hasta 1932, jugando 144 partidos y anotando 136 goles, de nuevo con un alto porcentaje anotador en referencia a sus juegos, es decir que por sólo 8 tantos, hubiese conseguido gol por partido, en 144 presentaciones, es un balance supremamente positivo. .

En ese segundo periodo con el Alajuelense, el equipo costarricense hizo dos giras internacionales, la primera por México en 1931 y la segunda, al año siguiente, por territorio peruano. En esos encuentros que disputó fuera de su patria, fue destacado como gran figura y estuvo en todos los escaparates de los medios de prensas locales.

Y muy seguramente ese pasado anotador, y esa inmediatez informativa que adquirió en esas dos giras, lo llevaron al fútbol español, supuestamente llegando para el Espanyol, pero siendo firmado por el Barcelona, los dos archirrivales de ciudad.

Cuenta la historia de la época que gracias a su amigo y compatriota por nacionalización ya que nació en El Salvador, Ricardo Saprissa Amaya, consiguió una prueba en el Espanyol de Barcelona, haciendo este lago viaje en barco, pero cuando llegó a la ciudad española se encontró con la no grata sorpresa de que nadie del equipo fue en su búsqueda, por lo que el delantero de 24 años de edad buscó su sueño, jugar en el Barcelona.

Como nadie de Espanyol apareció a recogerlo, él se fue a donde entrenaba el Barcelona consiguiendo una prueba inmediatamente, pero como no tenía donde quedarse salió a buscar a la gente de su primer equipo. En el Espanyol jugó tres partidos consiguiendo el mismo número de goles, pero como también había dejado una grata impresión en el Barza, ellos lo buscaron y le ofrecieron un jugoso contrato.

Según información del periodista Manuel Tomás Belenguer, a Alejandro Morena Soto le ofrecieron un sueldo mensual de 500 pesetas (La moneda de la época), con un anticipo de 6 mil pesetas abonadas de inmediato y otras 4 mil si continuaba para la temporada 1934/35, algo que sí ocurrió. Con esa oferta, el costarricense no dijo nada y abandonó las instalaciones del club Espanyol sin dar ninguna explicación y al otro día jugó con su enemigo, el hoy histórico Barcelona.

Hace su debut con el FC Barcelona el 30 de abril de 1933 enfrentando al Tenerife en un partido amistoso en el estadio de Les Corts, el FCB gana 4 – 2 pero Morera aún no anota. Su primer gol se dio el 5 de mayo en otro amistoso en el cual el Barca pierde por 2-4 frente al Athletic de Bilbao. Su anotación más recordada fue un gol marcado contra el Real Madrid, batiendo al mejor portero de la época, Ricardo Zamora apodado el “Divino”. No obstante, el FC Barcelona acabaría perdiendo el partido por marcador de 2 a 1.

Para cuando llegó el final de su actuación con el FC Barcelona, el club había obtenido un título de Campeón de Cataluña (Temporada 1934), y en contraposición solamente un pobre noveno lugar en el campeonato de liga de 1933-34; sin embargo, en dicha temporada Morera fue el máximo anotador de su club. El FC Barcelona logró ocupar el sexto lugar en la siguiente temporada 1934-35.

En total anotó 68 goles; 39 en partidos amistosos, 13 en La Liga, 11 en el Campeonato de Cataluña y 5 en la Copa de España. Fue un delantero de potencia, quien jugó a un gran nivel en la temporada de 1933-34.

Para la temporada del año 35, el Hércules, también de la Primera División en España, se interesó en el delantero suramericano, pagando por él, según El Mundo Deportivo de Barcelona, 10.000 pesetas, cifras escandalosas para la época y más por un jugador proveniente de Centroamérica.

En el Hércules alcanzó a jugar una temporada y casi media, consiguiendo 9 goles en 18 partidos. Abandonó el equipo por la guerra civil que azotó a España, pero su salida no fue fácil, casi no puede sacar su dinero del banco, por la guerra, pero cuando lo hizo guardó todo en un baúl, que se lo robaron después. Sin un solo peso y con las ganas de regresar a su natal Costa Rica, jugó dos partidos con el Le Havre francés, cobrando con los pasajes de regreso para su país, en este equipo consiguió un gol.

En ese 1936 logró regresar a su país, a los 27 años, para consagrarse hasta el final de su longeva carrera en 1947 con 38 años de edad. Todos esos años y como lo hizo siempre que estuvo en su país, jugo con el Alajuelense, acumuló 364 juegos más sumando 312 goles, de nuevo una media bastante alta. En total en su impresiónate carrera jugo 673 partidos y anotó 584 goles…

Con la Selección de Costa Rica participó en únicamente siete oportunidades, anotando 6 goles, de nuevo casi gol por juego. Estuvo desde 1941 hasta el 43 debutando en un juego contra El Salvador consiguiendo su primer gol.

Alejandro Morera Soto murió el 26 de marzo, Día Nacional del Deporte en Costa Rica, de 1995 en Alajuela, a la edad de 85 años producto arteriosclerosis cerebral y una infección renal. Siendo recordado tanto por los alajuelenses como por los ticos no solo porque el Estadio de la Liga Deportiva Alajuelense lleva su nombre, sino también porque su corazón está enterrado bajo la Gradería Este, donde se edificó un monumento en tributo a su extraordinaria carrera.