3 mins

Estados Unidos trata de curar las heridas de la eliminación de Rusia

Rafael Arturo Estrada Pasco

Rafael Arturo Estrada Pasco

Por eso el técnico interino Dave Sarachan se rodeó de jóvenes y dos experimentados como Bradley y Guzan para sus partidos contra Colombia y Perú

Con dos partidos en octubre y dos en noviembre, la selección de los Estados Unidos cerrará la temporada de amistosos de Fecha FIFA durante 2018. Sin duda que lo más doloroso fue la ausencia en el Mundial de Rusia. De dicha competencia, que nos dejó a Francia como campeón, pasaron tres meses y la herida de la eliminación recién comienza a cerrar.

Y mientras el tiempo se encargue de dejar de lado el tremendo golpe, por ahora se habla de la sangre joven que ya jugó partidos con selecciones de categoría mundial. Como por ejemplo Brasil, compromiso que se llevó a cabo en el MetLife de New Jersey. En este partido se estrenaron jugadores que bordean los 24 años. A ellos, para los partidos ante Colombia y Perú se unieron dos de categoría. Dos con mucha historia en la selección de las “barras y las estrellas”.

El mediocampista Michael Bradley y el portero Brad Guzan están de regreso con el equipo nacional de los Estados Unidos. Justamente este miércoles se cumple un año donde ambos estuvieron en la eliminación de mano de Trinidad y Tobago poniendo fin a la racha de siete partidos consecutivos en la Copa Mundial.

El entrenador Bruce Arena renunció tres días después y desde ya el equipo ha sido dirigido de manera interina por su asistente principal, Dave Sarachan, quien ha hecho debutar a 18 jugadores en ocho partidos y ha dejado afuera a la mayoría de los veteranos hasta ahora. Bradley, de 31 años, y Guzan, de 34, son dos mundialistas y se encuentran entre un puñado de la vieja guardia que tienen la oportunidad de desempeñar un papel importante en el ciclo que conduce a la Copa del Mundo 2022.

Sarachan no ha usado a nadie mayor de 30 años hasta ahora y tres jugadores mayores de 29 pero ninguno ampliamente: los defensores Tim Ream y Justin Morrow, y el mediocampista Alejandro Bedoya. Bradley, hijo del ex entrenador de los EE. UU. Bob Bradley, tiene 17 goles en 140 partidos internacionales y con su próximo partido empatará a Clint Dempsey en tercer lugar en la lista estadounidense detrás de Cobi Jones (164) y Landon Donovan (157). Guzan tiene 58 apariciones internacionales.

“Ellos entienden cual es su papel. En primer lugar, están compitiendo por un trabajo y quieren jugar. Por lo tanto, su rol no es entrenar, su rol es ser mejores que los demás”, dijo el técnico interino.

“El momento era el correcto. Va a ser muy bueno tener a algunos de los veteranos como Michael y Brad en la mezcla con este grupo. Estamos hablando de un grupo aquí que colectivamente tiene más de 400 gorras (partidos) y Michael tiene 140 gorras. Es un recurso valioso para tenerlos en cuenta”, aseguró.

Estados Unidos juega con Colombia el jueves en Tampa y Perú el 16 de octubre en East Hartford, Connecticut. Hay gente joven, quienes en partidos anteriores han hecho buen trabajo. Todos ellos apuntan a la Copa Oro del próximo año. Por eso es importante que el equilibrio sea correcto para volver a poner a la selección como uno de los “bravos” dentro de Concacaf.

Hay buen material humano. Valiosos jóvenes. En este último tramo del año, el equipo debe demostrar que intenta a hacer algo diferente. Los amistosos servirán para seguir observando a los muchachitos. Se viene la Copa Oro 2019, el torneo más importante a nivel de selecciones en la zona de Concacaf.