6 mins

La MLS es la gallina de los huevos de oro

The Futbol Times

The Futbol Times

El crecimiento constante de la asistencia, los espectadores y los valores de la franquicia podrían convertir a la MLS en el deporte por excelencia

La cereza del pastel fue el Juego de las Estrellas, entre lo mejor de la MLS y La Vecchia Signora, Juventus, con 72,312 personas que llenaron el estadio Mercedes-Benz de Atlanta.

Más de 70,000 fanáticos fueron a ver a la MLS All Stars jugar contra la Juventus, campeones de la Serie A de la temporada pasada, aunque el equipo italiano no incluyó superestrellas mundiales como Cristiano Ronaldo y Gonzalo Higuaín.

Una noche como esa fue una sorpresa para muchos, especialmente si hace tiempo que estás cansado de escuchar que el fútbol es “el deporte del futuro”. Pero para muchos otros que han visto crecer el futbol en USA no fue una sorpresa, es un crecimiento natural y hasta diría un poco retrasado, pero ahora tiene el soporte de los medios y las marcas que quieren envolverse cueste lo que cueste con la nueva gallina de los huevos de oro, la MLS.

Una reciente encuesta de Gallup muestra que el fútbol ocupa el segundo lugar en popularidad solo después del American Football, entre los codiciados grupos demográficos entre 18-34. La asistencia promedio de la MLS en 2017 fue de más de 22,000, el tercero detrás de la NFL y el Major League Béisbol. Atlanta United FC, propiedad del cofundador de Home Depot y propietario de los Falcons, Arthur Blank, ingresó a la liga en 2017 y tiene un promedio de más de 52,000 fanáticos por juego, si no hay ningún error en los números, 52 mil fanáticos gritando y alentando a su equipo semana tras semana.

Portland agregará más de 4,000 asientos a Providence Park para satisfacer la demanda. Los Angeles FC, una franquicia que debutó esta temporada, ha vendido hasta el momento todos los partidos locales en su nuevo y flamante Banc of California Stadium, de $ 350 millones, ubicado en el centro de Los Angeles.

Y donde hay éxito, sigue el dinero de los que buscan ROI positivo. El grupo propietario de LAFC incluye a empresarios como Larry Berg, Bennett Rosenthal, Peter Guber y el cofundador de YouTube Chad Hurley … así como a Will Ferrell, Magic Johnson y Tony Robbins.

Los grupos de propietarios en Nashville y Cincinnati fueron galardonados recientemente con franquicias, cada uno pagando una tarifa de expansión de $ 150 millones por el privilegio, y con la promesa de construir estadios de $ 275 millones y $ 215 millones, respectivamente.

Solo para comparar, Toronto pagó $ 10 millones por una franquicia en 2007 que ahora tiene un valor estimado de $ 280 millones; Portland pagó $ 35 millones en 2011 por una franquicia que ahora tiene un valor estimado de $ 268 millones; Montreal pagó $ 40 millones en 2013 por una franquicia que ahora vale un estimado de $ 175 millones. Y Orlando City recientemente vendió una participación de propiedad minoritaria por un monto que resulta en una valuación de $ 500 millones para la franquicia.

Pero posiblemente la mejor inversión la a hecho David Beckham. Después de trabajar para traer una franquicia a Miami durante varios años, Beckham finalmente logró un nuevo grupo de propietarios que incluye al multimillonario fundador de SoftBank Masayoshi Son, los propietarios de Mastec Jorge y José Mas, y el ex CEO de Sprint Marcelo Claure.

Como parte de su contrato para llegar a la MLS en 2007, Beckham negoció una opción para comprar una franquicia por $ 25 millones cuando terminó su carrera como jugador. En ese momento, $ 25 millones para una franquicia sonaron como mucho, especialmente en comparación con los $ 10 millones que Toronto pagó ese mismo año.

Hoy, $ 25 millones es un robo. Sin embargo, esta es otra razón por la que es bueno ser David Beckham.

Otros datos curiosos: Actualmente, la MLS recauda aproximadamente $ 90 millones por año de sus socios de transmisión. Un nuevo contrato de ropa de seis años con Adidas vale $ 117 millones, casi cinco veces el monto de su último contrato de Adidas. Ese acuerdo se extiende hasta el 2024, que es el momento perfecto para la liga, ya que la Copa del Mundo de 2026 se celebrará en dieciséis ciudades de los EE. UU., Canadá y México. Los acuerdos televisivos de la liga expiran en 2025, solo un año antes de la Copa del Mundo.

Y la Liga MX, la mejor liga de México y la MLS lanzaron recientemente una iniciativa a largo plazo que comienza con una competencia anual entre los campeones de cada liga, Copa de Campeones, e incluirá otras empresas conjuntas, incluyendo una posible Juego de las Estrellas. El objetivo es levantar ambas ligas, y el fútbol norteamericano en general.

Entonces, ¿por qué la MLS se ha vuelto tan popular entre los fanáticos … y se ha convertido en una inversión tan sólida para los emprendedores?

Algunas razones son obvias. La mayor parte de los inmigrantes estadounidenses llegan de países que juegan fútbol. El fútbol también continúa creciendo en popularidad a nivel popular, dos de nuestros niños jugaron al fútbol en la escuela secundaria, lo que crea una fuente natural de aficionados.

Las nóminas de los equipos también han aumentado de manera constante, dando cabida a nombres conocidos como Rooney, Vela y Zlatan para agregar brillo a la liga, y para el talento emergente también.

Por ejemplo, los Atlanta’s Josef Martinez y Miguel Almiron están entre los mejores jugadores de la liga. Y fácilmente dos de los más emocionantes y prospectos jugadores para partir a Europa por cifras millonarias, pero no son los únicos

La liga les pide a los equipos que inviertan más que cuotas de franquicia y salarios de jugadores. Se espera que los actuales propietarios inviertan constantemente en mejoras del estadio, de ahí el nuevo estadio de D.C. United, Audi Field, mejores instalaciones de entrenamiento y desarrollo de jugadores.

Lo mismo es cierto para los nuevos propietarios. El plan actual de Beckham incluye la construcción de un estadio con financiación privada de 28,000 asientos, campos de fútbol públicos, un parque tecnológico y un centro de conferencias con hoteles, tiendas minoristas y restaurantes. Aunque los miembros de la junta de la ciudad se han mostrado reacios a firmar varias iteraciones del plan, que puede ser la única razón por la que no siempre es bueno ser David Beckham.

Sin embargo, igual de importante es que la liga se ha centrado en mejorar no solo el producto, sino la experiencia de los aficionados.

Miren Atlanta. O Portland. O Seattle. O varias otras ciudades. La mayoría de los fanáticos abrazan cada semana cada partido. Cantan, cantan, animan … les encanta el futbol, pero también les encanta la experiencia. Se enorgullecen de sus equipos. Se enorgullecen de sus ciudades. Es tribal. Es comunidad. Es un crisol de culturas. Todos pertenecen.

Por eso, dentro de unos años, el fútbol puede convertirse en el deporte estadounidense más estadounidense.

Y mientras que una marea creciente nunca parece flotar todos los barcos por igual … una inversión increíblemente buena para los empresarios inteligentes que apostaron a tiempo por la gallina de los huevos de oro.