7 mins

El mejor jugador de la historia?

Omar Fuentes

Omar Fuentes

Pelé, Diego y Messi…

Me resulta imposible comprobar y menos corroborar con argumentos comparativos válidos quien ha sido el mejor futbolista de todos los tiempos.  En mi podio tengo a Pelé, Diego y Messi, revueltos y no en ese orden aunque me inclino por los dos primeros como los máximos exponentes, pero todo es cuestión de gustos.

Edson Arantes Do Nascimento, Pelé, a quien admiré pero muy pocos de los que hoy afirman que es el mejor, lo han visto jugar ha sido el primero en cambiar la historia del fútbol y dejó una vara muy alta de igualar.  César Luis Menotti sí tiene argumentos para afirmar que O’Rey es el Rey puesto que no solo lo vio jugar sino que fue su compañero en el Santos allá por 1968, jugó muy poco pero compartió entrenamientos en la Vila Belmiro y eso es un gran provilegio que merece respeto, coincidas o no con él.

Ví jugar a Pelé por primera vez en 1963, 11 de Setiembre para ser más preciso, en la Bombonera de Boca y quedé maravillado, él solo era un espectáculo aparte.  Fue el partido de vuelta por la Final de la Copa Libertadores de América tras el 3-2 del “Peixe” en el Maracaná por la ida.

Yo era un niño y no me alcanzaban los oídos para procesar los murmullos temerosos de los hinchas xeneizes cuando la agarraba el “10” y ni los ojos, que se me agrandaban minuto a minuto, para ver a ese “garoto” color carbón de piel tan brillante como su juego que resaltaba aun más con ese uniforme blanco que lo envolvía y para rematar la combinación pura y autóctona los botines totalmente negros.  Más perfecto imposible.

Fascinaba verlo como se movía y tocaba la pelota en pared con un “gordito” llamado Coutinho a quien le sirvió el empate para el 1-1 parcial tras el gol local del “Nene” Sanfilippo, un Coutinho de quien a mi juicio, erróneamente la jerga futbolera, el sabelotodo  de la tribuna tildaba de “tronco” diciendo que jugaba porque al lado estaba O’Rey” pero lo cierto es que el “9” también era un crack, y ni hablar de los que componían el ataque: Dorbal, Lima, Coutinho, el “10” y Pepe, sin olvidar a un “5” que la acariciaba antes de darla redondita y mansa a sus compañeros desde el mediocampo como Zito, otro crack, al igual que otras tantas veces lo hizo un tal Mengalvio quien hoy sería un crack indiscutido pero en aquel entonces era un muy buen jugador pero “uno más”. Quizá injustamente digo que los de atrás no importaban pues esos monstruos se encargaban de hacerlos pasar inadvertidos.

Mi memoria se detiene en un Pelé que “dormía” la pelota en su pecho elevándose en el aire con una destreza inusual, que enganchaba y gambeteaba al que se le cruzaba en su camino y si era necesario sacaba ventaja con su picardía de potrero tirando su cuerpo sobre el rival o esperándolos con la planchita por las dudas o los codos abiertos para aguantar las embestidas de defensores hambientos por bajarlo. Porque le pegaban, trastabillaba y a veces caía. Pero el tipo se levantaba y seguía. En aquel partido fue el apuntado, a veces arteramente para quebrar la resistencia de un Santos que se movía al compás de su astro. Todos jugaban muy bien pero él le daba un salto de calidad y excelencia en el momento menos pensado. Quedó en el recuerdo en ese triunfo en la Bombonera cuando se tomó el tiempo para cambiarse parsimoniosamente los pantaloncitos cerca del mediocampo y exasperar al rival de turno en el 0-0 del primer tiempo. Vivo, pícaro, sagaz, inteligente, manejador y manipulador de la situación en un escenario complejo.

El “10” en la espalda  no era su posición en la cancha, era la calificación no solo de su juego sino de su elegancia, su guapeza y esos movimientos tipo “gacela” (como pocas veces he vuelto a ver). Verlo jugar era un regocijo para los ojos.  Pelé clavó el segundo “Santista” y la desazón bajaba de la tribuna bostera con un silencio de resignación.  El ‘10” había consumado su obra y el Santos de Pelé volvía a ser el dueño de América como la temporada anterior. Esa fue su última Copa Libertadores que ganó.

Hoy que parece ser un tema ineludible “elegir” entre Pelé, Diego y Messi al mejor de todos los tiempos debo decir que he visto y admirado (y admiro) a varios futbolistas pero creo que el podio es de ellos tres, no hablo de Alfredo Di Stefano porque no lo vi jugar y a pesar de que Sir Bobby Charlton me aseguró que la “Saeta Rubia” fue el mejor que vio en su vida, considero que cada uno en su época fue el mejor de todos y me abstengo de decir este es el mejor de todos los tiempos porque me es imposible argumentarlo.

Además considero que es una discusión innecesaria porque se entremezclan gustos, amores y odios. Los títulos son lo de menos, Pelé era muy completo y fue siempre rodeado por grandes futbolistas, sobre todo aquellos que tuvo al lado en el 70, para mí aquel Brasil fue la mejor selección que ví en un mundial porque a pesar de que todo circulaba alrededor de él, el equipo era un lujo. Un fútbol de otra dimensión, artístico en su más alta expresión.

En Junio de 1964 en el Pacaembú, José Mesiano de Argentinos Juniors maniató a Pelé con marca a presión en el cuadrángular de la Copa de las Naciones pero O’Rey lo sacó de la cancha con un cabezazo en la naríz rompiéndole el tabique, tiempo después Pelé pidió disculpas arrepentido por aquel hecho. Brasil venía de ser doble Campeón del Mundo, Suecia ’58 y Chile ‘62  y Argentina le ganó 3-0 con gol de Ermindo Onega y 2 de Roberto “la Oveja” Telch, quien había reemplazado a Mesiano quedándose con la Copa.

A Pelé lo acompañaron Garrincha, Didí, Vavá, Zagallo, Djalma Santos, Nilton Santos, entre otros, todos cracks del 58 cuando él tenía 17 años o Gerson, Jair, Tostao, Rivelinho, Clodoaldo, Carlos Alberto, etc en el 70 cuando Pelé hizo 4 goles y Jair 7 detrás del alemán Gerd Muller con 10 .

Él siempre fue clave, lo mismo en un Santos que vivía de gira continuamente como si fuera un entrenamiento y nunca se movió de su lugar, salvo cuando se fue al Cosmos de Nueva York ya practicamente retirado pero esa parte de su excelsa carrera aunque fue muy buena no la pongo como medida de su arte.

Veinte años atrás, camino a Francia ’98, Mario Lobo Zagallo me aseguró que el mejor del mundo de todas las épocas fue Garrincha. En fín como verán es cuestión de gustos y otros detalles pero muchos de los que hoy aseveran que Pelé fue el mejor no lo vieron jugar pero insisto y con mucho respeto por la opinión de todos que cada uno, Pelé, Diego y Lio han sido el Rey en su época pero es Pelé quien saca una ventaja por haber sido el primer (en mi opinión) extraterrestre que maravilló al mundo.  Lo que si tengo y muy claro es que cualquiera de los tres sería el uno si se invirtieran las épocas. Tanto Pelé, como Diego o Messi mirarían al resto desde la cúspide, ayer, hoy y siempre.

Saludos.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida… Y Dios fue tan generoso conmigo que un día tuve esta oportunidad.

https://www.youtube.com/watch?v=1tmqGjBqONI