3 mins

Papu Gómez dice que Aimar y Riquelme fueron sus ídolos y Simeone su maestro

The Futbol Times

The Futbol Times

El internacional argentino Alejandro “Papu” Gómez dijo este martes que sus compatriotas Pablo Aimar y Juan Román Riquelme fueron sus ídolos en la juventud y que el también argentino Diego Pablo Simeone fue su maestro durante su etapa en San Lorenzo.

Roma, 5 dic (EFE).- El internacional argentino Alejandro “Papu” Gómez dijo este martes que sus compatriotas Pablo Aimar y Juan Román Riquelme fueron sus ídolos en la juventud y que el también argentino Diego Pablo Simeone fue su maestro durante su etapa en San Lorenzo.

“Cuando era pequeño admiraba mucho a Pablo Aimar, un jugador con características parecidas a las mías. Otros grandes jugadores que me inspiraron fueron Riquelme y Alessandro Del Piero”, aseguró Gómez en una entrevista publicada por la página italiana de la UEFA.

El actual capitán del Atalanta, club de la Primera División italiana, explicó además que creció con mucha estima por el Parma campeón de Europa 1999 y por sus compatriotas Juan Sebastián Verón, Matías Almeyda, Néstor Sensini, Abel Balbo o Hernán Crespo.

Desde el punto de vista profesional Gómez afirmó que Simeone, con el que trabajó en el San Lorenzo entre 2009 y 2010 y durante seis meses en el Catania italiano, tuvo un rol importante en su formación.

“Es un grandísimo motivador, un técnico de altísima calidad. He aprendido muchísimo de él, sobre todo en mi etapa en Argentina. Me alineaba en una posición que no era natural para mí, pero me decía que en Europa jugaría en esa zona, de extremo”, aseveró.

Gómez, de 29 años, fue el mejor jugador del Atalanta el año pasado y contribuyó con 16 goles a la clasificación del club norteño a la Liga Europa, lo que le abrió además las puertas de la selección argentina del técnico Jorge Sampaoli.

“Quería jugar a este nivel, en la Liga Europa o en la Liga de Campeones, también para quedarme en la selección argentina. Era muy importante para mí disputar la Liga Europa con el Atalanta y afortunadamente las cosas están saliendo bien”, dijo.

El extremo argentino tiene un fuerte vínculo con el club italiano, al que llegó en 2014 procedente del Metalist ucraniano, y explicó que llevar el brazalete de capitán es un orgullo.

“El Atalanta es un equipo histórico del fútbol italiano. Es una gran responsabilidad guiar a los chicos más jóvenes. Es mi segundo año como capitán, es una responsabilidad que acepté con compromiso y orgullo. Me gusta porque me hace sentir importante”, aseguró. EFE