6 mins

Quisieron ser prácticos y ahora el pasto sintético les trae dolores de cabeza

The Futbol Times

The Futbol Times

¿puede una liga ser de clase mundial en pasto artificial? asi mira el mundo entero a la MLS?

De acuerdo con una encuesta, la mayoría de los jugadores de la liga se ven desilusionados por una superficie que puede ejercer presión sobre las articulaciones. Pero hay buenas razones además de las practicas de porque la MLS escogió jugar con pasto sintético

Zlatan deberá cuidarse jugando en pasto sintético, el jugador de 36 años ha regresado recientemente de una lesión grave en la rodilla, por lo que Ibrahimovic y el cuerpo técnico del Galaxy tendrán que hacer juicios de valor a finales de temporada, ya que el nombre más famoso de la liga intenta mantenerse sano. El Galaxy tiene cuatro partidos MLS en césped artificial programados entre junio y octubre (aunque Ibrahimovic aún puede jugar en la Copa del Mundo de este verano). Temiendo lesionarse, algunas estrellas veteranas han saltado juegos en superficies artificiales a lo largo de los años, lo que ha afectado a la reputación de la MLS.

La única vez que Thierry Henry jugó en el césped artificial del Gillette Stadium, la cancha del New England Revolution, fue un juego de desempate en 2014 que resultó ser el último partido de su carrera. Didier Drogba también trató de evitar el pasto sintético. David Beckham, por lo general tan envueltos en las entrevistas, categóricamente estaba y esta en contra del pasto sintético: “Todos los juegos, todos los equipos deberían tener hierba, sin lugar a duda”, dijo a los periodistas en el 2007.

La liga se sumó a su colección de canchas sintéticas el año pasado cuando Atlanta y Minnesota, se unieron a Vancouver, Seattle, Portland y New England. El nuevo estadio del equipo de Minnesota tendrá pasto.

Esto claramente le importa a los jugadores. Una encuesta anónima de ESPN de miembros actuales de la MLS publicada el mes pasado preguntó si una superficie artificial influiría en la decisión de un jugador de unirse a un equipo: el 63% dijo que sí. Quizás no sin relación, otra pregunta les pidió que nombraran el lugar más difícil para jugar en la MLS y cuatro de las ocho respuestas principales fueron equipos con césped artificial.

Las guerras territoriales son comunes en América del Norte. A principios de este mes, el costo de colocar césped temporal en BC Place fue uno de los factores que causó que Vancouver se retirara de la competencia como ciudad anfitriona para la Copa Mundial de 2026, mientras que el uso de campos artificiales en la Copa Mundial Femenina 2015 en Canadá fue el sujeto de una acción legal fallida.

Cierto o no, se percibe que los campos artificiales aumentan el riesgo de lesiones y mejoran la ventaja de local en una liga en la que los resultados jugando de visitante son notoriamente deficientes. Se cargan con los recuerdos de las terribles superficies de la Liga de Fútbol de la MLS, y lejos de Portland, donde los factores complejos influyen en la elección, son una señal de la subordinación de la MLS al fútbol americano en lugares donde se comparte el estadio.

No hay manera de defenderlo lo indefendible “auténtico”: una inquietud perenne para la MLS, que es adolescente y distintiva pero obsesionada con la tradición y cómo se compara con las ligas más establecidas. En una búsqueda de credibilidad instantánea, las franquicias recién nacidas como Atlanta y Minnesota se cubren con afectaciones anglicanizadas como “United” y “Football Club”. La marca mira hacia Inglaterra, donde, como las reglas de la Premier League dicen escuetamente: “Ningún partido de la Liga se jugará en una superficie artificial”. Es un homenaje al tipo de clubes europeos que insisten en que se instalen campos de pasto temporales sobre superficies artificiales cuando visitan los EE. UU. En giras de verano.

En los mas de una docena de partidos que los equipos de Argentina y Brasil han jugado en territorio americano con pasto sintético, siempre han exigido el uso de pasto temporario sobre la cancha de pasto sintético, algo que es costoso y que nunca, nunca queda bien, ¿como harán si ganan la oportunidad de ser anfitriones de la copa mundial 2026?

Al igual que los compradores en un mercado de agricultores urbanos, los fanáticos instintivamente prefieren ingredientes orgánicos a genéticamente modificados. Aún así, el césped sintético versus el pasto natural se presenta habitualmente como una oposición binaria cuando la realidad es más matizada. Las superficies híbridas mejoradas donde las fibras artificiales actúan para fortalecer el césped natural son omnipresentes en la máxima categoría de Inglaterra. La expectativa de un desequilibrio competitivo en el césped, un estudio del año 2016 encontró, no refleja la verdad.

Una buena superficie artificial puede jugar más que una pésima natural y la tecnología está muy avanzada desde las épocas de las “Quemadura de césped artificial”, cuando los jugadores que intentaron deslizarse para robar una pelota con los pantalones cortos a menudo parecían haber pasado 90 minutos en compañía de un pirómano, con todos los muslos rojos.

Y el argumento de que el césped artificial es solo para naciones de fútbol poco serias es difícil de mantener dada su presencia en México y Francia en los últimos años, mientras que en el año 2016-17, un tercio de los equipos de la Eredivisie lo tuvo, lo que finalmente provocó una revuelta de la Unión de Jugadores de Futbol de Holanda.

Para Wilmer Cabrera, entrenador en jefe del Houston Dynamo, el pasto artificial es otra montaña por escalar en el ondulante paisaje de la MLS. “Aquí, en la MLS, tienes que jugar en el césped sintético y tienes que jugar sobre hierba, tienes que viajar 5,000 millas de ida y vuelta, tienes que jugar con la humedad o el clima frío, la nieve o el viento”, dijo. “Jugar en una superficie artificial te hará sentir más cansado, los músculos van a sufrir un poco más y las articulaciones, pero no usamos esto como ningún tipo de excusas”. El equipo de Cabrera venció a los Timbers por 2-1. En el estadio Providence Park en los playoffs del año pasado antes de perder 3-0 ante los Seattle Sounders en el estadio CenturyLink Field en las finales de la Conferencia Oeste.

Mirando hacia el mediano y largo plazo, el clima extremo debido al cambio climático puede complicar el uso de campos de césped en algunas partes del continente, mientras que es lógico esperar que las superficies artificiales continúen mejorando, borrando la distinción entre sintético y natural. La MLS nunca podrá jugar en toda la liga en toda las canchas en pasto natural, y un día, mucho después de que Ibrahimovic se haya ido, tal vez eso no importe.